EL BLOG

8 claves para aumentar las ventas de un negocio on line a través del Social Media

Configurar un buen Social Media Plan es, como mínimo, una tarea compleja que requiere ciertas habilidades como la capacidad de organización y planificación, la búsqueda persistente de nuevas fórmulas, la creatividad, el esfuerzo y la constancia, entre muchas otras.

Dicho así parece complicado, más aún si tenemos en cuenta que el Social Media Plan de cualquier tipo de negocio, empresa o producto debe irse mejorando paulatinamente y variando en función de los resultados que se vayan obteniendo a partir de las analíticas y mediciones obtenidas. De hecho, pensar que el Social Media Plan inicial será el mismo durante largos períodos de tiempo es un grave error.

En la anticipación y la sorpresa está la clave. En el caso del comercio electrónico, y debido a la inmensidad de negocios online disponibles para los usuarios a sólo un click de distancia, las redes sociales se convierten en un eje esencial para aumentar las ventas y mejorar la llegada y alcance de nuestros productos. Es por eso, que a continuación exponemos una serie de puntos clave o aspectos a tener en cuenta a la hora de desarrollar un Social Media Plan para un negocio online: 

1. Investigación de la competencia y de nuestra reputación online: Es el punto de partida de cualquier Social Media Plan. Es básico conocer los comentarios y niveles de satisfacción de los usuarios hacia nuestra empresa (cómo aparecemos en Google y otros buscadores por keywords, además de descubrir qué opiniones existen en las reseñas, críticas y comentarios sobre el producto, servicio o marca, que se pueden producir en cualquier foro y no sólo en aquellos directamente bajo nuestro control) para así configurar una buena estrategia en las redes sociales. Paralelamente, se investigarán los atributos, opiniones, cualidades, ofertas, errores, etc. de la competencia.

2. Planificación de objetivos: Una vez concluye la fase de investigación, se procederá a la planificación del Social Media Plan que incluirá: objetivos, público target, definición de KPIs, frecuencia de publicaciones, etc. En este apartado, se deberán remarcar qué queremos conseguir, en qué redes sociales, por qué y en cuánto tiempo. 

3. Contenidos de calidad: Dentro de la fase de planificación, será importante plantear contenidos de calidad en diferentes formatos (audiovisual, fotográfico, textual, etc.), siempre bajo el fin máximo de aportar al usuario información de utilidad, diferente y única a la ofrecida por otros negocios on line del sector. Esto nos ayudará a diferenciarnos y fidelizar clientes. 

4. Participación social e interacción con usuarios: El sentido y éxito de las redes sociales es que son una vía en la que todos los ciudadanos pueden expresarse libremente y compartir con los demás sus opiniones. Todo negocio on line debe ser consciente de esto y tiene que saber incentivar la participación social y la interacción de sus clientes, mediante concursos, encuestas, descuentos, sorteos, etc. 

5. Automatización de perfiles en web: Es sumamente obvio pero aún hay empresas dedicadas al e-commerce que no tienen bien automatizados sus perfiles sociales en la web. La web es la puerta de entrada de los clientes y debe presentar el mejor formato posible, tener un buen posicionamiento en buscadores y sobre todo, estar pensada para facilitar la compra al usuario. Debe ser intuitiva y práctica y, por supuesto, debe tener automatizados todos sus perfiles sociales. 

6. Equipo profesional: Aunque todos sabemos gestionar nuestros propios perfiles en redes sociales es un error creer que, por esto, todos pueden ser gestores de redes sociales. La reputación de una empresa con perfiles sociales está en juego y no debe subestimarse el daño que puede ocasionar una mala gestión en Social Media. Las redes sociales pueden aportar mucho pero, mal gestionadas, también pueden ser arma de doble filo.

7. Plan de gestión de crisis: Al unísono del Social Media Plan debe diseñarse un plan de gestión de crisis que nos permitirá reaccionar ante situaciones inesperadas que surjan como quejas, reclamaciones, comentarios negativos, etc. El tiempo en la red es especialmente corto y cinco minutos pueden marcar el éxito o el fracaso de una campaña o empresa. Por eso, se debe plantear una estrategia de actuación ante estas situaciones que, eso sí, siempre partirá de la respuesta individual y pública de la empresa ante el problema. 

8. Análisis y Monitorización de contenidos: Deberá realizarse de forma periódica para valorar resultados y reajustar estrategias y acciones, en función de las situaciones derivadas, y los logros alcanzados. 

 Cofinanciados por:

banner1